Paso 1–> Crea el hábito de agradecer… 

El sueño de muchas mujeres es sentirse plenas y vivir en armonía familiar, pero eso solo es posible cuando tú te sientes bien contigo misma.

 Verás es muy simple, el agradecimiento eleva tu energía y te hace sentir mejor. Si comienzas a crear este pequeño ritual de agradecimiento te vas a sentir bendecida todos los días y tu energía estará tan elevada que todo empezará a salirte mejor de lo que pudieras pensar.

 

Paso 2–> Date tiempo para ti… 

Podría decir que este es el sueño de casi todas las mamá y es un reto para las mujeres que siempre se dejan de último. La armonía llega a ti cuando sabes lo que te gusta y lo que no y cuando te permites disfrutar de un tiempo solo contigo. 

Te propongo que lo experimentes y que una vez a la semana hagas algo que realmente te guste, con que te des aunque sea dos minutos eso reactivará tu esencia y te sentirás feliz.

Recuerda que no tiene que ser algo complicado, solo se trata de buscar que sientas un poco de tu amor propio y atención. 

Paso 3–> Deja de ser tan exigente contigo… 

A muchas niñas se les enseñan que deben ser y cuando crecen quieren ser perfectas en todo y con todos: Las hija, la hermana, la madre, la esposa, la novia, la empleada perfecta, la amiga y mucho más.

Soltar esta forma de ver la vida nos ayuda mucho a amarnos y a ser compasivas. Inténtalo…

 Sería más linda tu vida si cuando no puedes cumplir con las expectativas de los demás te perdonaras y entendieras que no siempre puedes ser perfecta ¿Cómo dar este paso? Reconociendo que SIEMPRE haces lo mejor que puedes. Si te levantas en el día y piensas que a cada momento das lo mejor de ti, cuando te vayas a dormir eso te llenara de orgullo y paz.

Paso 4-> Cambia tu diálogo interior

Cuida lo que te dices con más frecuencia, te invito a que te tomes un momento para que sientas si te tratas desde el amor o desde la falta de este.

Sé amable contigo, deja de juzgarte o criticarte y comienza a reconocer la persona maravillosa que ya eres.

Lo que piensas y te dices constantemente afecta tu autoestima de forma positiva o negativa. Para sentirte segura y confiada de ti, necesitas tener un diálogo interior amable y amoroso contigo.